viernes, 9 de marzo de 2012

¿ES LA MUJER EL SEXO DÉBIL?

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?

Muchos son los hombres que dicen que son ellos los que mandan en la casa, que son los machos, que las que lloran son las niñas y que además las mujeres pertenecen al sexo débil. Sin embargo, al contrario de la mayoría de hombres, algunas mujeres desde su infancia y otras desde la adolescencia, empiezan a tener responsabilidades en el hogar. Casos como cuidar al hermano menor o colaborar con los quehaceres de la casa logran que la mujer madure a pasos agigantados.

La mujer necesita salir adelante por medio de estudio y trabajo. La vida ya no es como antes, donde la mujer debía quedarse en casa para cuidar del hogar. Por la economía y las circunstancias de la vida, la mujer de hoy trabaja y estudia aportando no sólo labores físicas al hogar, sino también el factor económico e intelectual.

Cuando conforman un hogar, algunas mujeres organizan el tiempo, la casa y hasta los gastos de esta; se levantan primero que el hombre, preparan el desayuno, dejan hecho el almuerzo y listo para que su esposo lo lleve muy bien empacado a su trabajo.

Si tienen hijos pequeños le madrugan a la vida, es decir, los bañan, los cambian, les dan de comer y hasta los llevan al colegio; además, deben tomarse un tiempo libre para estar bellas, tanto para sentirse bien como para su esposo.

Transcurrida su jornada laboral, ellas llegan a casa para estar pendientes de las tareas de los niños, si hay que investigar algunos de estos temas, están listas para aprender de ello, desde luego sin descuidar a su esposo.

Son las mujeres, las primeras en levantarse y las últimas en tomar un merecido descanso, las que sacrifican su bienestar, las que toleran y resisten en su afán de sensibilizar su hogar.

En ocasiones no valoradas y hasta abandonadas por su pareja, que quizá ve en rostros nuevos o más jóvenes el comienzo de una relación. Luego de un tiempo, tal vez el hombre despierte de su ensueño y se dé cuenta del valor humano y sentimental que tenía la mujer con la cual decidió procrear y compartir su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada